Cámbiate

Sucursales

Certificados

Reseña de Mercado – Semana del 22 al 28 de enero del 2024


¿Evergrande a liquidación?

Luego de varios meses de alta incertidumbre, un tribunal de Hong Kong ordenó la liquidación de Evergrande, una de las principales firmas de desarrollo inmobiliario. El tribunal aceptó la solicitud de algunos acreedores para liquidar la compañía, lo que implica la incautación y venta de sus activos para pagar su deuda, o parte de ella. Sin embargo, está aún por verse si se podrán intervenir los activos en China continental, donde se encuentra gran parte de su stock de propiedades. Ello, por cuanto no es claro si los tribunales chinos reconocerán la decisión de Hong Kong.

Se profundiza el desplome del mercado accionario chino.

Las débiles condiciones económicas y financieras que enfrenta la economía China han intensificado la fuga de capitales extranjeros. Ello está provocando fuertes caídas en los precios de los activos chinos, llevando al Hang Seng a su menor nivel desde 2005. Además, el descuento en los títulos transados en Hong Kong respecto a los precios de las mismas acciones transadas en China llegó a un 36%, su mayor nivel en 15 años. Esta brecha representa una medida de la distorsión provocada por las intervenciones del gobierno en el mercado de Mainland China.

Las intervenciones del gobierno no detienen el deterioro accionario.

Trascendió que las autoridades chinas estarían redirigiendo US$ 278 billones mantenidos en cuentas externas de empresas estatales chinas hacia un fondo de estabilización del mercado accionario local. Además, el regulador del mercado financiero chino reactivó un mecanismo que consisten en impartir instrucciones a las instituciones financieras respecto a lo que pueden hacer con sus transacciones en el mercado accionario local. En este caso, dichas instrucciones apuntaron a restringir las ventas de acciones de otras empresas chinas. A pesar de las mencionadas intervenciones, los índices accionarios continuaron cayendo, acumulando una pérdida de capitalización bursátil de US$ 6 trillones desde el máximo de 2021.

Estados Unidos: Alto crecimiento y baja inflación.

Tal como ocurrió en los trimestres previos, en el último cuarto del año pasado el crecimiento de la economía de Estados Unidos superó ampliamente las expectativas del mercado Con ello, en el año completo, la tasa de crecimiento de la actividad económica llegó a un 2,5%, cifra que dio cuenta de una sorpresiva resiliencia de la economía frente al fuerte ajuste monetario. Por su parte, el denominado deflactor del consumo, indicador de precios preferido por la Reserva Federal (FED), confirmó la moderación de las presiones inflacionarias.

Las positivas cifras de inflación y de actividad conocidas durante la presente semana, llevaron a que los índices accionarios continuaran subiendo con fuerza, registrándose nuevos máximos históricos, tanto en el S&P 500 como en el Nasdaq. El caso de este último índice es especialmente interesante, ya que indica que las buenas cifras de actividad publicadas recientemente han motivado revisiones alcistas en las proyecciones de las utilidades corporativas, destacando en este ámbito el caso de las grandes empresas tecnológicas, las cuales lideraron el alza bursátil observada el año pasado.

La economía de la Zona Euro sigue muy frágil.

Los principales indicadores anticipatorios de la actividad regional mostraron un pequeño repunte en enero de 2024 respecto al mes previo. Sin embargo, dichas cifras siguen indicando que la economía de la Zona Euro estaría registrando un crecimiento nulo o levemente negativo. En este contexto, el Banco Central Europeo (BCE) mantuvo sin cambios su tasa de política monetaria, mientras la presidenta de la institución, Christine Lagarde, señaló que el consejo del BCE considera que aún es temprano para pensar en un recorte de tasas y que, para ello, el proceso desinflacionario deberá estar consolidado.

En Chille, persisten las débiles perspectivas para la inversión.

Aun cuando el monto de proyectos ingresados al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) mostró un repunte durante los últimos 6 meses del año pasado, el monto de proyectos aprobados se mantuvo prácticamente constante, fluctuando en torno a los US$ 13 mil millones en los últimos doce meses. Dicha cifra es una de las más bajas en los 26 años en que existen datos comparables. Dado que los proyectos aprobados durante el año pasado constituyen el grueso de la inversión que podría materializarse en los próximos 3 a 5 años, la magra cifra del 2023 no representa una buena señal para el comportamiento de la inversión en el mediano plazo.

Skip to content